Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Corte Constitucional revisa estudio que asegura que familias gay con hijos "funcionan bastante bien"

La Corte Constitucional incorporó al estudio sobre la adopción de niños por parejas del mismo sexo, una investigación del Instituto Williams de la Universidad de California en Estados Unidos donde asegura que las familias homoparentales "<i>están funcionando bastante bien</i>".

Sin embargo, la investigación asegura que estas familias enfrentan discriminación en una variedad de contextos sociales, incluyendo los sistemas de cuidado de salud, jurídico y escolar.

El instituto Williams, cuyo estudio fue recibido por la Corte el pasado 4 de agosto, señala que no hay evidencia de que la orientación sexual de los padres afecte la salud mental de sus hijos adoptivos.

“A pesar de las preocupaciones de que la orientación sexual de los padres LGB afectará negativamente a los hijos en manera directa e indirecta, la investigación es consistente en indicar que la sexualidad no tiene que ver con la salud mental de los padres, ni con su aptitud para la crianza”, indica el documento.

Además, señala que en términos psicológicos no hay diferencias entre los niños de familias gay y los criados por parejas heterosexuales.

“Específicamente, los estudios han encontrado pocas diferencias entre los hijos criados por madres lesbianas e hijos criados por padres heterosexuales en términos de autoestima, calidad de vida, internalización de los problemas, externalización de los problemas o funcionamiento social”, agregó el Instituto Williams.

Según este instituto, hay estudios que señalan fortalezas potenciales asociadas a cuando un niño o niña crece en una familia planeada de madres lesbianas.

“En un estudio de jóvenes de 17 años criados por madres lesbianas desde su nacimiento, por ejemplo, los adolescentes tuvieron puntajes significativamente más altos en competencia social, y significativamente más bajos en problemas sociales, quebrantamiento de las reglas y comportamiento agresivo, comparados con un grupo de adolescentes con padres heterosexuales”, expone el documento.

Este instituto estadounidense dice que la crianza de niños por parte de parejas del mismo sexo no afecta su rendimiento académico.

“Crecer en una familia con padres del mismo sexo no está relacionado con la demora en el progreso en la primaria o a los logros académicos de los niños”.

Hay “datos de adolescentes de 17 años criados por madres lesbianas desde su nacimiento que muestran que el promedio general de calificaciones típicamente se situaba en el rango de A- a B+, ilustrando un desempeño académico más alto que el promedio”.

Los estudios recogidos por el Instituto Williams comparan las experiencias de burlas de niños con padres LGB que sugieren tasas más altas de matoneo.

“Hay evidencia de que mientras las burlas y discriminación relacionadas con la orientación sexual de sus padres, es rara entre los niños de edad preescolar, estas experiencias se vuelven más comunes para cuando los niños entran al colegio formal, particularmente en la escuela media”, indica este instituto.

Sexualidad

El estudio también se refiere a la sexualidad de los niños criados por una familia homoparental y señala que hay una alta probabilidad de que los menores adquieran comportamientos homosexuales.

“Es posible que los niños con padres LGB puedan tener una posibilidad más alta de involucrarse en conductas homosexuales, porque se construye como una expresión sana y aceptable de la sexualidad propia o porque sus mismos padres están en una relación homosexual”, señala.

No obstante, afirma que los expertos hacen énfasis en que las influencias sociales deben ser consideradas a la par que la evidencia de que la genética juega un papel en determinar la orientación sexual.

Relaciones entre padres gay y sus hijos

Este instituto puso a consideración de la Corte estudios que han comparado hogares de padres lesbianas y gays con familias heterosexuales, sugieren que la relación entre padre e hijo son más similares que diferentes.

“En promedio en términos de calidez de los padres, compromiso emocional y calidad de la relación con sus hijos. Sin embargo, la cercanía entre padre e hijo y el contacto pueden ser amenazadas cuando los padres se separan”, puntualiza.

Los dos casos que estudia la Corte son los conocidos como “Turandot vs Defensor Segundo de Familia de Rionegro” y “En el caso de Diego Andrés Prada Vargas” que tratan sobre los derechos de adopción de las parejas del mismo sexo.

Actualmente en Colombia se les prohíbe adoptar niños conjuntamente a las parejas del mismo sexo y se le prohíbe a una persona Lesbiana Gay o Bisexual adoptar al hijo de su pareja del mismo sexo (también conocida como la adopción por un segundo padre).