Rechazo de la Corte Suprema de Justicia y de los sindicatos de la Rama Judicial generó el debate y la posición de crítica del Congreso por la decisión de los jueces de ordenar al presidente del Senado, que remita para sanción presidencial el Proyecto de Acto Legislativo, por medio del cual se crean 16 circunscripciones transitorias especiales de paz. El presidente de la Corte, el magistrado Eugenio Echeverry, dijo que era un mal mensaje por parte del presidente del senado, Efrain Cepeda, quien hace unos días calificó de improcedente acatar el fallo de una juez que le ordenó enviar a sanción el proyecto de paz. Señaló que “cuando hay revendía, se desvirtúa el Estado Social de Derecho, por lo cual no es aconsejable esa posición para altos funcionarios del Estado”.  También lanzó críticas Fredy Machado, en representación de los sindicatos de la Rama Judicial. “Que autoridades públicas involucradas en el debate se muestren en rebeldía frente a las órdenes judiciales, solo pone en evidencia la resistencia del poder a ser controlado (...) Lo que es inaceptable y de manera enérgica rechazamos, es que se llame a la desobediencia de las órdenes y sentencias de los jueces, pues esa conducta es un mal mensaje para el cumplimiento de las leyes que expide el mismo Congreso”, señaló. La Corte y los sindicatos hicieron un llamado a acatar las órdenes judiciales, aunque no se esté de acuerdo con la decisión, teniendo en cuenta que “se hace imprescindible aprender a convivir con ellos dado que contribuyen eficazmente a consolidar los valores y principios del diálogo y la concertación”.