La Corte Suprema de Justicia reveló que hasta que no se posesionen los nuevos magistrados de la Sala de instrucción y de juzgamiento creadas para liderar la doble instancia, seguirá manteniendo sus competencias para investigar, juzgar y dar sentencia en los casos de aforados constitucionales.

El presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, magistrado Luis Antonio Hernández, explicó que hasta tanto el acto legislativo uno, recientemente promulgado se ha implementado y una vez sean nombrados los nueve magistrados que se ha previsto en el acto legislativo la sala de casación penal sigue manteniendo sus competencias.

"Los procesos siguen rigiéndose bajo las mismas reglas que han venido rigiéndose hasta antes de entrar en vigencia el acto legislativo 1, es decir las reglas son las mismas ya que dicho acto en este momento no se puede aplicar", dijo el magistrado Barcelo.

Sostuvo que en el caso del magistrado Jorge Ignacio Pretelt, señalado de participar en el escándalo de Fidupetrol, afirmó que si en dos meses empiezan a funcionar las nuevas salas se terminará la competencia de la Sala de Casación Penal.

"El proceso del magistrado Pretel será enviado para que continué el juicio en la nueva sala de juzgamiento de primera instancia, la cual deberá finalizar el juicio, dictar la sentencia de primera instancia la cual queda sujeta a la posibilidad del recurso de apelación ante la sala de casación penal", dijo el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema.