La violación y posterior asesinato de una menor de 7 años en Bogotá, ha despertado el sentir en el país sobre la necesidad de endurecer los castigos para los responsables de estas agresiones. La discusión en el Congreso no se ha hecho esperar y por eso algunos expresaron respaldo a la propuesta de cadena perpetua para violadores y asesinos de niños, mientras otros señalan que se trata de una medida inconveniente y populista. El senador Armando Benedetti aseguró que “se cae en una paradoja, porque podría parecer oportunismo, pero estas personas parece ser que son enfermas irreversibles y por lo tanto la cadena perpetua podría tener algún camino”. El presidente de la Comisión Primera del Senado, Carlos Fernando Motoa, aseguró que la cadena perpetua en Colombia afectaría negativamente la política criminal en Colombia. “Las penas que hay son altas, lo que deben es aplicarse, lo que genera la participación de autores en este delito es que no exista unas decisiones contundentes de parte de los jueces que eviten la impunidad”, señaló. Sin embargo, Motoa advirtió que “este es un tema de política pública que deberá analizarse junto con el Gobierno Nacional”. El senador uribista Jaime Amín es otro de los que respalda la cadena perpetua como un mensaje contundente de parte del Congreso al país. “Ante casos atroces y excepcionales que sacuden las fibras más sensibles de la sociedad, como el episodio de la niña de 7 años, el Congreso y el país deben responder con medidas excepcionales y la cadena perpetua es una de ellas”, manifestó. En caso de que esta iniciativa llegue a manos de los congresistas, la idea es sacarla adelante lo más pronto posible.