Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Crece polémica por construcción de viviendas en Campo Verde

Foto: Colprensa



En las últimas horas, el alcalde Enrique Peñalosa dio inicio a las construcción de 6.129 viviendas de interés prioritario que se construirán en la zona de Campo Verde, localidad de Bosa, destinadas a familias con ingresos de entre 1 y 2 salarios mínimos mensuales. La administración Petro había restringido la construcción en la zona, por tener concepto de posible inundación.

Campo Verde es un Plan Parcial de 84 hectáreas disponibles, pero un concepto de 2013 del Instituto Distrital para la Gestión del Riesgo (Idiger) autorizó el uso de sólo 19 hectáreas ante el alto riesgo de inundación por estar aledaño al Río Bogotá y al Río Tunjuelo.

Ante la solicitud de la Secretaría de Hábitat, la administración actual sometió a revisión la condición de amenaza por inundación los predios aledaños al Río Bogotá de cara a habilitar más terrenos.

Richard Vargas, director del IDIGER, indicó que "encontramos un cambio positivo enorme que es la ampliación del cauce del Río Bogotá que está desarrollando la CAR, que iniciaron en el extremo sur del Río hasta el sector del Muña y ya van en esa obra hasta el sector del Río Juan Amarillo, con unas condiciones muy superiores a las que había antes".

Y añadió que "se emitió un nuevo concepto técnico de amenaza, ya con estos resultados, y con esto se desafectaron 48 hectáreas y por esta razón el Sector Hábitat ha puesto en marcha este proyecto de vivienda muy importante para el sur de la ciudad".

Javier Pava, exdirector del IDIGER y Especialista en Evaluación de Riesgos y Prevención de Desastres de la Universidad de Los Andes, da su impresión sobre el nuevo concepto. Dice que no se ha tenido en cuenta el impacto del cambio climático.

Según Pava, "no es suficiente con que se haga la adecuación hidráulica del Río Bogotá, porque además existe una influencia directa del Río Tunjuelo y del todo el sistema del drenaje del Canal Cundinamarca".

Y agregó que "es aún más preocupante que la CAR ha venido adelantando unas obras de las que se habían comprometido desde el año 2000, pero en este momento no están concluidas".

El tropiezo jurídico podría estar en que el concepto del Idiger en 2013, ratificado por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, advirtiendo del riesgo de inundación en estos predios de Bosa.

Según el Distrito, la inversión ascenderá a 300 mil millones de pesos y el proyecto generará unos 3.500 empleos en Bogotá. Para el segundo semestre de 2017 se iniciará el proceso de escrituración para que estas familias sean oficialmente propietarias.

En el acto donde se puso la primera piedra del proyecto, el alcalde Enrique Peñalosa aseguró que "estamos arrancando la construcción de vivienda popular en Bogotá y es una gran noticia para miles de familias. Trabajamos fuertemente en equipo con el Gobierno Nacional para construir toda la vivienda que estaba estancada desde hace años".