Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Críticas desde Cambio Radical a los Verdes por apoyo en la Gobernación de Nariño



Dirigentes de Cambio Radical aseguran que el exsenador Camilo Romero, quien aspira a la Gobernación de Nariño, ha sido seriamente cuestionado en el pasado.

Carlos Alvarado, líder político y exsenador de la colectividad, aseguró que la Alianza Verde está manejando un discurso anticorrupción en el centro del país, pero en las regiones no revisa muy bien los apoyos que está brindando.

“Para empezar la campaña de Romero para llegar al Senado de la Republica en 2010 fue cuestionada en su momento por el derroche visible de recursos de un candidato que jamás había liderado iniciativas políticas, ni sociales en esta región. Se reveló entonces sus nexos con el Gobierno venezolano y se sugirió que allí estaba su fuente financiera”, afirmó.

El dirigente de Cambio Radical afirmó que Romero también es cuestionado por los presuntos vínculos que tuvo con la entonces directora de la UAESP, Myriam Martínez, quien según él, es cuestionada por el carrusel de contratos.

Criticó además que Romero haya recibido el apoyo de dirigentes como la senadora Myriam Paredes, considerada una de las electoras más grandes del Partido Conservador en Nariño y quien es cuestionada por en la región por un supuesto manejo burocrático en la empresa de energía del departamento y quien fue vinculada la investigación por el escándalo de Estupefacientes.

“Al entonces senador Romero se le vio recogiendo firmas para “revocar el Congreso” argumentando y señalando la corrupción de la gran mayoría de sus miembros, hoy cuenta con el apoyo político, no sólo de quienes son sus contrarios ideológicos, si no de los “Caciques” más cuestionados del departamento por sus escándalos de corrupción y a quienes algún día acuso de ladrones”, añadió.

Y denunció también que “le acompaña también Eduardo Enríquez Maya, senador conservador y también involucrado en el escándalo del DNE, y quien también ha sido acusado de usar fondos del ICBF Regional Nariño para financiar su campaña, además de políticos como Manuel Enríquez, el senador Tato Alvares y el dirigente Neftalí Correa”.