Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

"Cuando hay una tragedia nadie se acuerda de los que sobrevivimos": Víctima de atentado en El Nogal

Sonia Verswyvel, una de las sobrevivientes al atentado del Club El Nogal ocurrido el 7 de febrero de 2003 en el Norte de Bogotá, manifestó que luego de diez años lo único que recuerda es que no puede caminar.

Verswyvel aseguró que ese día se encontraba en la cafetería en compañía de su hijo quien también resultó afectado con quemaduras en la cara y en las manos.

"No recuerdo la bomba, solo tengo la tristeza de no que no puedo volver a caminar, diez años después me doy cuenta que la silla de ruedas es parte mía, pero si es una dificultad muy grande que tenemos muchos colombianos. Cuando me dijeron que no podía volver a caminar es ahí cuando uno se da cuenta de la realidad", precisó.

Sonia entregó su testimonio sobre cómo ha sido su vida a lo largo de este tiempo, donde afirma que las ganas de vivir y de seguir adelante es su punto de apoyo para continuar.

"La vida da un vuelco completo pero sigue igual. A pesar de una discapacidad me di cuenta que la vida sigue y que uno es la misma persona. Podemos seguir adelante siempre y cuando tengamos apoyo de la ciudadanía, sin indiferencias", indicó.

Sonia Verswyvel aseguró que después de tanto tiempo hoy siente la indiferencia de la sociedad ya que millones de personas como ella, en silla de ruedas, y con otras limitaciones no pueden acceder a espacios que no han sido adecuados arquitectónicamente para discapacitados.

"Llegar a la casa de uno y encontrarse que no puedes pasar una puerta o que hay escaleras es triste. Me rehabilité después de tener una fisioterapia de siete horas diarias durante siete meses. Hay barreras arquitectónicas y barreras de la indiferencia de la gente, y empecé a ponerme triste pero me di cuenta que siete millones de personas en sillas de ruedas pasan las mismas dificultades, entonces en vez de deprimirme, dije ¡pues luchemos para que las personas nos incluyan socialmente! ", aseguró Verswyvel.

Sonia Verswyvel luego de diez años dice que se considera una víctima del conflicto y contó como experiencia que en el 2004 se llevó a cabo un Congreso de Víctimas del Terrorismo donde participó como ponente y ahí se dio cuenta que los medios de comunicación se ocupan solo de la cantidad de muertos que produce una tragedia, pero no de los que quedan sufriendo las consecuencias de la guerra: "Es el golpe más duro que queda, somos víctimas del terrorismo", puntualizó.

Hoy dice que se siente abandonada por la misma sociedad del Club El Nogal, ya que le retiraron el seguro médico que según tendría de por vida.

"El Club El Nogal me ofreció el seguro médico, pero al termino de cinco años me dijeron que ya no podía seguir más con ese seguro, mi lesión es vitaliciaz", manifestó.

Como reflexión, Sonia Verswyvel afirmó que "lo que puedo decir es que las víctimas tenemos una fortaleza inmensa. Mi familia tiene un dolor muy grande en el corazón todavía", dijo Verswyvel, víctima de bomba del Club El Nogal.