Cargando contenido

El narcotraficante, responsable de cientos de asesinatos, incluso denunció al entonces ministro de Justicia por calumnia

Rodrigo Lara Bonilla, el bastión en la lucha contra el narcotráfico
Rodrigo Lara Bonilla, el bastión en la lucha contra el narcotráfico
Colprensa

Este domingo 2 de diciembre se cumplen 25 años de la muerte de Pablo Escobar. Escobar fue el responsable de más de 600 atentados en los que fallecieron 402 personas. 

Entre las víctimas más conocidas están el candidato presidencial Luis Carlos Galán, asesinado el 18 de agosto de 1989 en Soacha, y el director de El Espectador, Guillermo Cano, que murió el 17 de diciembre de 1986. 

Y también está el homicidio de Rodrigo Lara Bonilla, ministro de Justicia que públicamente enfrentó a Pablo Escobar y reveló sus nexos con la mafia. La forma en que Escobar reaccionó a las acusaciones de Lara Bonilla es un ejemplo de infamia, pues el narcotraficante incluso intentó enlodar al ministro con señalamientos infundados. 

Lea también: Pablo Escobar y las víctimas que el país aún lamenta y no olvida

Esta historia se remonta a 1982, cuando Escobar fue elegido como representante a la Cámara suplente por Antioquia, con el aval del movimiento Alternativa Popular. 

En agosto de 1983 Rodrigo Lara Bonilla entró al Gobierno como ministro de Justicia y empezó a ser reconocido por sus férreos debates contra el narcotráfico, en los que denunció a Pablo Escobar. A partir de ese momento empezó la estrategia de Escobar para desacreditar a Lara Bonilla y tratar de anularlo políticamente. 

El narcotraficante, por ejemplo, le dio un plazo de 24 al ministro para presentar las pruebas en su contra y anunció acciones legales contra el funcionario: “El señor ministro de Justicia me acusó a mí en forma injusta, y yo lo he denunciado penalmente porque ha incurrido en el delito de calumnia, que el Código Penal de Colombia castiga de uno a cuatro años de prisión”. 

Y cuando le preguntaron sobre sus negocios, su respuesta fue una muestra clara de descaro: “En Antioquia todos conocen las inversiones en el campo de la ganadería y en el campo de la construcción”. 

Pero los ataques contra Lara Bonilla no pararon ahí. Jairo Ortega, titular de la curul de Escobar, acusó al ministro de haber recibido un cheque de un millón de pesos de Evaristo Porras, un narcotraficante procesado en Perú.  

Lea también: Los esfuerzos de Medellín por quitarse la imagen de Pablo Escobar

Posteriormente, la visa a Estados Unidos de Escobar fue cancelada, y un juzgado de Medellín ordenó captura en su contra por la muerte de dos agentes del DAS. Y en octubre la Cámara le retiró la inmunidad parlamentaria. 

En enero de 1984 el narcotraficante anunció su retiro de la política. Unos meses después, el 30 de abril de 1984, Rodrigo Lara Bonilla fue asesinado cuando iba dentro de su carro, en el norte de Bogotá

Así que, después de tratar de anularlo políticamente, Pablo Escobar decidió acabar con la vida del ministro, que había emprendido una gran lucha contra el tráfico de drogas. 

Pablo Escobar: 25 años después las heridas siguen abiertas
Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido