Garantizar total transparencia y evitar la compra de votos en los próximos comicios, este es el principal objetivo que tiene la Procuraduría General para las elecciones que se celebrarán en el mes de mayo en Colombia.

El jefe del Ministerio Público, Fernando Carrillo anunció que dispuso de cuatro mil funcionarios del organismo de control disciplinario quienes se encargarán de vigilar dichos comicios en los que se erigirá el nuevo Congreso.

“La Procuraduría será garante de unas elecciones limpias y transparentes (...) en esta Procuraduría creemos que es posible volver a hacer política con las manos limpias”, señaló el Carrillo en un video publicado en su cuenta en Twitter.

Estos funcionarios tendrán la responsabilidad de “garantizar con otras autoridades del Estado que el proceso electoral del 2018 haya un voto limpio, inteligente, concienzudo de los colombianos”.

El llamado se hace en medio de los escándalos de corrupción que vive el país como el de Odebrecht y el llamado de imputación de cargos a Roberto Prieto, exgerente de la campaña Santos Presidente en el 2014, por haber recibido 650 millones de pesos para apoyar a la firma brasilera con los contratos de la Ruta del Sol III.

Así como los procesos que afrontan varios senadores de la República por supuestamente pagar millonarios sobornos para desviar investigaciones en la Corte Suprema de Justicia.