"¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?": los colombianos deberán responder esta pregunta en el plebiscito sobre el pacto con las Farc, convocado oficialmente para el 2 de octubre.

El presidente Juan Manuel Santos firmó hoy el decreto que cita a los colombianos a pronunciarse sobre el acuerdo alcanzado la semana pasada en La Habana con las Farc, al que se oponen sectores de derecha.

"Esperamos, por supuesto, que le den un 'Sí' a este acuerdo, para enterrar definitivamente medio siglo de guerra", dijo Santos, al anunciar la pregunta.

El Congreso aprobó el lunes la convocatoria al plebiscito, avalado en julio por la Corte Constitucional como el mecanismo para refrendar popularmente el acuerdo. El alto tribunal ratificó entonces que éste quedará aprobado con 4,4 millones de votos por el 'Sí' (13% del censo electoral) y si estos superan a los votos por el 'No'.

El mandatario destacó que la consulta sobre el acuerdo, es "muy concreta". "Es una pregunta clara, sencilla, que no da lugar a ninguna confusión", apuntó.

Añadió que, con el comienzo de la víspera del cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo con las Farc, la votación se "dará sin confrontación armada", y que el gobierno otorgará "todas las garantías" para hacer campaña en uno y otro sentido "y para votar con tranquilidad".

Oposición de Uribe 

Pero Santos enfrenta la férrea oposición del expresidente y actual senador Álvaro Uribe, quien considera que el acuerdo otorga "impunidad" a los guerrilleros.

Poco después de que Santos revelara la pregunta del plebiscito, el actual senador y líder del Centro Democrático, radicó una demanda de inconstitucionalidad contra el Acto Legislativo para la Paz, la norma para implementar y blindar jurídicamente el acuerdo de La Habana.

"Nunca me había imaginado que se podría tener tal atrevimiento contra nuestra Constitución y contra nuestra democracia", afirmó Uribe, quien se presentó ante la Corte Constitucional junto a miembros de su partido, entre ellos Oscar Iván Zuluaga, y decenas de seguidores.

El Acto Legislativo para la Paz establece el procedimiento especial de "fast track" (vía rápida), para tramitar los proyectos de ley o reformas a la Carta Magna que se necesiten para hacer efectivo el acuerdo. También otorga al presidente facultades extraordinarias para expedir decretos con fuerza de ley con respecto a lo negociado.

Los uribistas entregaron junto a su demanda 1.315.968 firmas recogidas en todo el país, símbolo de la "resistencia civil" hacia el pacto con las Farc.

El gobierno y las Farc convinieron que firmarán la paz en una fecha a determinar, antes del plebiscito, dando inicio al proceso de desmovilización y dejación de armas de los guerrilleros, que se extenderá por hasta 180 días.

La canciller María Ángela Holguín dijo este martes que la ONU solicitó a Colombia que el ceremonia de firma entre Santos y el líder máximo de la guerrilla, Timoleón Jiménez, o Timochenko, tenga lugar en Nueva York, durante la Asamblea General del organismo que se abre el 20 de septiembre.

"Nos han pedido que si el acuerdo se puede firmar allá, porque sienten que es algo completamente extraordinario que le está pasando al mundo", indicó la ministra.

Si triunfa el 'Sí' en el plebiscito, el acuerdo con las Farc pasará al Congreso, que deberá pronunciarse sobre el texto mediante el proceso de vía rápida. De obtener luz verde, el documento se enviará a revisión a la Corte Constitucional, que deberá dar su visto bueno para que el presidente lo sancione como ley y entre en vigencia.

Santos ha dicho que el rechazo en las urnas del acuerdo final significará volver a la guerra con las Farc.

Por: RCN Radio con AFP