Hay malestar en algunos senadores luego de que por falta de trámite se hundiera la reforma constitucional que buscaba convertir el acceso al agua en un derecho fundamental en Colombia. Algunos impulsores de la iniciativa culparon a la Cámara de Representantes y otros al Gobierno Nacional por el fracaso del acto legislativo que debió aprobarse esta semana en séptimo debate para evitar que naufragara. El representante ponente de la iniciativa en Cámara, Germán Navas Talero, calificó este hecho como una falta de voluntad del presidente de la Comisión Primera. "Es una lástima porque se lleva más de un año con este proyecto. Solo le faltaba el debate de Cámara y la Plenaria de la corporación, y si ellos hubiesen querido lo habríamos podido votar porque había consenso de los representantes, pero el presidente de la Comisión no citó la misma", dijo Navas Talero. La congresista Angélica Lozano, del Partido Verde, aseguró que todo ya estaba acordado para votar y que el proyecto no se hundiera pese al descontento del Gobierno con esta iniciativa. "Este proyecto era una solución real y concertada después del intento del ministro de Ambiente de hundirlo; concertada con complementos que le diera incluso seguridad al Gobierno nacional que se opuso, pero lograron hundirlo por w", afirmó Lozano. El senador Antonio Navarro también habló de una posible complicidad del Gobierno Nacional en el hundimiento del proyecto. "Eso significa que el agua como derecho fundamental en la Constitución, que era una garantía para el buen uso del recurso, no quedó incluida por filibusterismo parlamentario, tal vez con el Gobierno detrás, que responda el Gobierno", sostuvo. La reforma constitucional se hundió porque no se programó oportunamente en el orden del día de esta semana de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes. Si se hubiese aprobado en séptimo debate, la iniciativa estaría viva para ser estudiada en su último debate en la plenaria de esa corporación antes 16 de diciembre.