El consejero para el posconflicto, Rafael Pardo, afirmó que antes de finalizar 2017, en los departamentos de Arauca, Meta y Vichada, todos los campesinos cultivadores de coca entrarán al programa de sustitución, incluso en La Uribe, Meta, uno de los municipios donde más hay cultivos ilícitos.

“Una vez una familia ingresa al programa tiene uno o dos meses para derribar la coca, eso se verifica y si no se lleva a cabo la erradicación no entran en el segundo pago”, indicó Pardo.

Así mismo, Pardo indicó que a la fecha, 25 mil familias ya han recibido el primer pago por la sustitución de cultivos y confirmó que la ONU verifica actualmente 15 mil hectáreas, de las cuales ya se corroboró han erradicado 10 mil.

Por último, el funcionario aseguró que los cultivos que no queden erradicados a través de este programa, serán derribados por parte de la Fuerza Pública.