http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/MauricioPerfettiDane20Sept.mp3

El director del Dane, Mauricio Perfetti, defendió la encuesta que sobre sexualidad realiza el organismo en los colegios del país.

La defensa de Perfetti se da luego de que la directiva de uno de los colegios de Bogotá, criticara las preguntas del cuestionario, a las que calificó de muy fuertes para los menores encuestados.

No obstante, el directivo indicó que la encuesta debe realizarse por mandato constitucional (Ley 79 DE 2001) y busca reflejar realidades como el abuso sexual y la prostitución infantil.

"La mayoría de esta información se levanta de forma electrónica, de tal manera que los niños y niñas que no han estado sujetos a este tipo de situaciones, no avanzan en el cuestionario", sostuvo.

Dijo que no es cierto que el organismo haya presionado a los colegios para que se realice la encuesta.

"Nosotros no amenazamos con el cierre de estos colegios, sino que ponemos de manifiesto que existe la norma y queremos persuadirlos de que la encuesta es importante para el país", expresó.

Explicó además que esta encuesta se adelanta desde el 2006, pero desde el 2012 se mejoraron las preguntas que se le hacen a los estudiantes menores de 13 años.

"Cambiar en este momento la encuesta tiene complejidades. Los niños y niñas que no están sometidos a este tipos de experiencias, simplemente no avanzan en el cuestionario", insistió.

Reveló alguno resultados de encuestas anteriores, como por ejemplo que el 5% de los niños menores de 13 años tienen relaciones sexuales; al 9,4% de estos menores les han tocado una parte intima sin su consentimiento.

También que el 8,9% de estos menores que han tenido relaciones sexuales, han sido forzados y el 3,9% ha recibido algo a cambio por tener relaciones sexuales.

ECAS 2016

Denuncia

La vicerrectora de un Colegio en Bogotá denunció que el Dane los está presionando para contestar una encuesta sobre sexo y consumo de drogas en menores de edad, que ellos consideran tiene preguntas fuertes y no apropiadas para los estudiantes de sexto a undécimo grado.

Según la vicerrectora, que se negó a dar el nombre del Colegio, al recibir el material de dicha encuesta, consideraron que era fuerte y antes de aplicarla, le consultaron a los padres de familia.

“Pedimos el que ellos mismos vieran esta encuesta y que por sí mismos decidieran si quieren o no que sus hijos se sometan a estas preguntas tan agresivas“, anotó la vicerrectora que es miembro de una comunidad religiosa católica.

Explicó que la encuesta es para aplicar desde sexto grado hasta undécimo, es decir, todo el bachillerato. “Nosotros tenemos que aplicar la encuesta, queríamos -si nos toca aplicarla- que por lo menos fuera a la gente mayor pero están como divididos y en nuestro Colegio les tocó a los chicos pequeños.

Entonces lo que hicimos antes de aplicar esta encuesta fue pedir autorización a los tutores de estos niños, porque creemos que no podemos vulnerar esa intimidad y los niños dependen de sus padres“, agregó.

De acuerdo con la vicerrectora, la institución educativa a la que pertenece tiene como política consultar todo con los padres de familia, para que así mismo, cada acción académica cuente con el respaldo de los tutores.

“Lo que hicimos fue hacer ese comunicado, que teníamos esta encuesta y que por favor los papás que estuvieran interesados y dieran su consentimiento nos firmaran un desprendible; nosotros no hacemos nada con los niños si no tenemos los consentimientos de sus papás“, añadió.

En este sentido, la mujer afirmó que legalmente no se pudieron negar porque les advirtieron que estaban obligados a aplicar la mencionada encuesta, so pena de sanción para la institución.

“A nosotros nos dicen que no nos podemos negar, que ningún colombiano se puede negar a proporcionar los datos estadísticos que requiere esta institución y que podríamos ser sancionados si obstaculizamos este medio de información. Tampoco hemos ido a más porque estamos en ese proceso, pero sí se nos dice que atengámonos a las consecuencias si no hacemos lo que se nos pide”, dice.

Sin embargo, las directivas del colegio manifestaron que no están en desacuerdo con que se detecten a tiempo casos de drogadicción o vida sexual a temprana edad sino más bien, que se tenga cuidado con la forma de preguntar.

“Pienso que las formas y la obligatoriedad y la manera de presentarla no es la adecuada, es decir, yo no niego que existan y es un dolor (casos de drogadicción o vida sexual a temprana edad), y tenemos que hacer políticas y tenemos que estar pendiente de eso, pero el obligar, el hacer que la cosa sea casi un secretismo, el hacer que los padres no se enteren, el obligarnos como centro o sino tendremos unas sanciones, creo que no es la manera“, estimó.