Cargando contenido

La medida se tomó por las graves alteraciones de orden público.

MANIFESTACIONES EN POPAYÁN
Manifestantes atacaron a la Fuerza Pública en el centro de Popayán.
Colprensa

La Alcaldía de Popayán declaró el toque de queda en el centro histórico de la ciudad por los graves hechos de violencia que se presentaron en el marco del paro nacional que se celebró este jueves.

En contexto: Durante marchas, vándalos atacaron sede de la alcaldía en Popayán

El mandatario encargado, Héctor Andrés Gil Walteros explicó que la medida se toma por los ataques que se registraron en contra de varios edificios del sector histórico y los enfrentamientos entre manifestantes e integrantes de la Fuerza Pública.

El alcalde manifestó que la medida inició a las 9 de la noche y se extenderá hasta las seis de la mañana del próximo viernes. 

"Se buscará preservar la vida de los habitantes de la zona y poder hacer las actuaciones pertinentes con la Fuerza Pública", precisó. El toque de queda se fijó entre la Calle Primera Norte y la Calle 13, y la Carrera Seguda y la Carrera Trece. 

Lea además: No permitiremos que los vándalos amedrenten y limiten la capacidad de expresión: Duque

Las autoridades indicaron que pese a que la jornada transcurrió con total calma, un pequeño grupo de manifestantes arrojaron balas de pintura contra la Alcaldía.

Cuando verificaron la presencia del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) rompieron los vidrios del edificio con piedras y atacaron a los uniformados. 

Igualmente, intentaron abrir por la fuerza las puertas de la Alcaldía. Aunque algunos estudiantes intentaron controlar a quienes generaban los desórdenes no les fue posible.

Le puede interesar: Toque de queda en Facatativá por desmanes en paro nacional

La fachada de la alcaldía quedó completamente pintada de diferentes colores y los vidrios rotos. Algunas entidades comerciales y bancarias cercanas al lugar también sufrieron daños.

Algunos de los manifestantes, muchos de ellos con los rostros cubiertos empezaron a dañar los adoquines que están en el piso del parque y empezaron a utilizarlos para quebrar los vidrios de los ventanales de la edificación.

De igual manera intentaron por la fuerza abrir las puertas por lo que se presentó la intervención del Esmad. Aunque algunos estudiantes intentaron controlar a quienes generaban los desórdenes no les fue posible.

La fachada de la alcaldía quedó completamente pintada de diferentes colores y los vidrios rotos. Algunas entidades comerciales y bancarias cercanas al lugar también sufrieron daños.

 

 

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido