Defensores de Derechos Humanos que asistieron a la Audiencia Pública sobre los casos de asesinatos a líderes campesinos rechazaron las declaraciones del Fiscal Néstor Humberto Martínez, quien manifestó que no se ha establecido que la llamada ‘mano negra’ esté detrás de esas muertes y dio a entender que pueden ser conflictos internos entre los mismos campesinos.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, manifestó en la audiencia pública llevada a cabo en el Congreso de la República que están avanzando en la investigación de estos asesinatos pero que "no existe ninguna prueba que advierta la existencia de una 'mano negra invisible' que esté detrás de los recientes homicidios de líderes sociales en el país".

Según el Fiscal, esta fue una de las conclusiones a las que llegó la comisión nacional de garantías relacionada con la protección a los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos que se realizó en la presidencia de la República.

Ricardo Alexander Celeita, defensor de Derechos Humanos de la zona del Caquetá, manifestó que "las declaraciones del Fiscal son desafortunadas en el sentido que no traza una hoja de ruta para esclarecer los hechos. En las últimas semanas queríamos una respuesta de lo que está pasando estos días y no la obtuvimos", afirmó.

"Necesitamos una respuesta oportuna e inmediata para evitar que se repitan estos hechos, no solamente para que se identifiquen los responsables o se rompan esas estructuras criminales que causan miedo y zozobra en la región por esos asesinatos, sino para que no se siga repitiendo", aseguró el líder campesino.

Los Congresistas Inti Asprilla de la Alianza Verde y Alberto Castilla del Polo Democrático manifestaron que de acuerdo con declaraciones del Fiscal, se convencen aún más que detrás de estas muertes existen intereses económicos desde poderosos sectores por las riquezas minerales y naturales que tienen estas regiones.