Foto AFP

La Defensoría del Pueblo reveló que ha recibido 119 quejas formales de colombianos que al parecer han recibido malos tratos. 

Según la entidad, las quejas han sido tramitadas ante la Cancillería para que se realicen las gestiones diplomáticas que garanticen la reivindicación de los derechos de los colombianos afectados.

De otro lado, Monseñor Víctor Manuel Ochoa, obispo de Cúcuta se manifestó preocupado por la situación de los niños afectados por las deportaciones masivas y que han sido separados de sus padres. “Hay una situación compleja, bien difícil. Ya hemos puesto al Gobierno en conocimiento de esto y es el caso de colombianos que tienen hijos nacidos en Venezuela que no han podido salir de ese país, han deportado a sus padres y los niños y jóvenes se han quedado en Venezuela”, aseguró Monseñor. La Defensoría señaló que ya son 1.005 colombianos deportados desde el vecino país. La entidad reveló que de 651 colombianos, de los cuales 215 son niños, quienes permanecen refugiados en albergues. Además, 94 pacientes reciben atención médica en la frontera. Finalmente, la Defensoría aseguró que ha respaldado la expedición de los decretos de calamidad pública en Cúcuta y Villa del Rosario, para facilitar la atención de los colombianos expulsados desde Venezuela.