Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Delicada situación carcelaria en el Quindío

El cierre de las tres principales cárceles de la región; la fuga de cuatro hombres del CAI Santander, el amotinamiento en los calabozos de la Sijín y el hacinamiento en los centros penitenciarios son motivos de preocupación entre las autoridades regionales.

Esta semana, la Policía ha tenido que reforzar sus esquemas de seguridad en los centros de detención provisional del CAI Santander y en los calabozos de la Sijín. En sendos lugares se registró la fuga de cuatro personas por el techo de la edificación y en el segundo, un intento de amotinamiento por la comida que recibían los internos.

Del los prófugos del CAI Santander, la Policía recapturó a uno. Y en los calabozos de la Sijín se aumentaron las medidas de seguridad para evitar nuevos amontinamientos, después que las personas que se encontraban allí quemaran colchones en protesta por la comida que reciben. No obstante, el problema de hacinamiento continúa.

Por eso, la Defensoría del Pueblo instauró una tutela para obligar a las autoridades carcelarias a recibir a las personas con medida de aseguramiento que se encuentran en estos centros de detención provisional y sean enviadas a las cárceles y penitenciarías del departamento.

La defensora del Pueblo, Piedad Correal Rubiano espera que la acción de tutela interpuesta tenga respuesta antes de la vacancia judicial que inicia el 19 de diciembre.