Cargando contenido

Los criminales están intimidando a ciudadanos para que luego los contraten como empresas de seguridad privada.

Los falsos guardas tenían azotada una comunidad de Bucaramanga, Piedecuesta y Girón en el departamento de Santander.  
Los falsos guardas tenían azotada una comunidad de Bucaramanga, Piedecuesta y Girón en el departamento de Santander.  
Cortesía

Hace unos días, el país se estremeció por cuenta de la banda llamada 'Los Informales' que tenía atemorizados a los habitantes de Bucaramanga, Piedecuesta y Girón en el departamento de Santander.  

De acuerdo a las autoridades, estos delincuentes tenían sembrado el terror entre la comunidad para que tuvieran que contratar los servicios de una supuesta empresa de seguridad y así no perder la vida. 

    El general Manuel Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, explicó que las personas capturadas deambulaban por las calles, haciéndose ver como vigilantes informales dando a la ciudadanía sensación de inseguridad. Sin embargo, obligaban a la comunidad a contratar sus servicios y cumplir con una cuota mensual. 

     

    Lea además: José José y la historia de su ‘hijo negado’ en Colombia

      Sobre el tema, el presidente de Empresas Colombinas de Seguridad Privada (Ecos), José Saavedra, insistió en la necesidad de que los ciudadanos contraten empresas legalmente constituidas. 

      “Siempre deben tener en cuenta que hay que contratar compañías legalmente constituidas. Se debe verificar que quienes les ofrecen esos servicios de seguridad tengan su licencia expedida por la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad. Esto nos ayuda a purificar el delito en Colombia”, recalcó. 

      Características a revisar para no caer en engaños con este tipo de estafadores: 

      • Funcionan como empresa de vigilancia y seguridad privada sin contar con la licencia de funcionamiento o con la acreditación vencida también se puede presentar que no cuentan con la autorización previa de la Superintendencia de vigilancia y seguridad privada. 
      • No toman la póliza de seguro de responsabilidad civil extracontractual. 
      • No capacitan profesionalmente ni entrenan al personal que contratan para prestar los servicios de vigilancia y seguridad privada. 
      • Tarifan sin garantizar al trabajador el salario mínimo legal mensual vigente, las horas extras, recargos nocturnos, las prestaciones sociales, los costos operativos inherentes al servicio y demás prestaciones de ley.
      Fuente

      Sistema Integrado Digital

      Encuentre más contenidos

      Fin del contenido