Cargando contenido

La situación por demoras en los vuelos y cierre de carreteras ya se encuentra normalizada.

Aeropuerto El Dorado
Colprensa

Las demoras que provocaron este miércoles y las fallas en las luces de una de las pistas del Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá han sido la principal novedad en una jornada tranquila de éxodo de viajeros para el puente de Semana Santa.

La situación, que ocurrió en la tarde de este miércoles y que ya fue controlada, generó demoras en los itinerarios de algunos de los vuelos, por lo que la Aeronáutica Civil (Aerocivil) detalló en un comunicado que autorizó la extensión de los horarios en los aeropuertos de las ciudades que lo requieran.

La aerolínea Avianca aseguró en un comunicado que trabaja por "mitigar" el impacto de la "falla", que causó el cierre de la pista norte por más de cuatro horas y afectó a los vuelos de esa compañía.

"Trabajamos por restablecer la normalidad de nuestra operación y cumplir con los itinerarios planeados, luego de esta afectación, ajena al control de la aerolínea", agregó la información.

Otra de las novedades de la jornada ocurrió en la carretera que conecta a Bogotá y Girardot, en el departamento de Cundinamarca, que duró casi tres horas cerrada por el volcamiento de un camión cerca del sector conocido como 'La Nariz del Diablo'.

Por otra parte, miles de personas viajaron este miércoles por vía terrestre desde las diferentes terminales de transporte.

Según la Aerocivil, en la temporada de Semana Santa, entre el 23 de marzo y el 2 de abril, se espera que se movilicen por los aeropuertos del país cerca de dos millones de pasajeros, de los cuales se prevé que la mitad utilice El Dorado.

Los principales destinos nacionales son las ciudades de Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, San Andrés, Cali, Medellín, Popayán, Pasto y Bogotá, mientras que entre los internacionales los más recurrentes son Estados Unidos, México y Panamá.

Para la temporada, la Policía dispuso de más de 50.000 uniformados que están ejerciendo control en seguridad vial, turismo, centros religiosos, seguridad ciudadana, protección a la infancia, adolescencia y medioambiente.

De esos uniformados, 8.000 hacen parte de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, que tienen como objetivo garantizar una "óptima" movilidad en la temporada y ayudar a que se disminuya la cifra de accidentes, que en 2017 fue de 1.289 y dejó 58 muertos y 1.682 lesionados. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido