Cargando contenido



La prohibición a las empleadas de servicio sobre el uso de la piscina de un conjunto residencial despertó indignación en algunos habitantes de la zona y en las mismas trabajadoras domésticas.

Según la denuncia que hacen algunos residentes a RCN Radio, se trata de un cartel enviado por la administración del Conjunto Residencial Brisas del Lago, ubicado en El Rodadero, en Santa Marta, en el que se ordena que la piscina solo sea utilizada por los habitantes y no por empleadas de servicios domésticos".

Según indicó a RCN Radio Cristina Saldarriaga, residente del conjunto residencial, "tengo una niñera que vive en mi casa y que cuida de mi hijo de cinco años; ella por las tardes sale a la piscina con él ya que yo me encuentro trabajando".

Explicó que recibió una carta de la administradora del conjunto en la “que me comunica que está prohibido que las personas del servicio doméstico, las niñeras y otros trabajadores usen las áreas comunes del conjunto y me dicen que le ordene a ella que no se vuelva a meter a la piscina; o sea puede cuidar al niño pero no puede hacer uso de la piscina para bañarse".

Un hecho que Cristina Saldarriaga califica como discriminación por cuanto no concibe cómo en la actualidad se siga presentando este tipo de hechos.

"Me parece increíble que a estas alturas, en pleno 2018 siga ocurriendo esto. La esclavitud se acabó hace mucho tiempo", reclama la mujer.

Y aunque asegura que en el manual de convivencia del conjunto que le entregaron el año pasado, no se habla de este tipo de restricciones para el uso de la piscina, considera que la carta de la administración es un mensaje general de discriminación.



"Le comunico que las zonas comunes no podrán ser utilizadas por empleadas de servicios domésticos, niñeras, administradores de casas, obreros y empleados del conjunto. Por lo cual le recomendamos darle instrucciones a la niñera a su servicio, que solo debe cuidar del niño y no hacer uso de la piscina para bañarse", señala la comunicación.

De otro lado, la mujer denunció que la administración del lugar le sugirió entregar el diagnóstico oficial del médico para que el comité del conjunto residencial evaluara la posibilidad de autorizar el ingreso del servicio de taxi hasta la puerta de su casa, ya que por una enfermedad que padece, se hace difícil su movilización a grandes distancias.



RCN Radio intentó comunicarse con Martha Díaz-Granados, administradora del Conjunto Residencial Brisas del Lago, pero hasta el momento no se ha logrado obtener respuesta.