En diferentes operativos adelantados en varios parques de Bucaramanga, las autoridades ubicaron a 60 venezolanos indocumentados, a quienes se les ordenó su deportación.

La mayoría de estas personas estaban ubicadas en parques del centro de la ciudad, generando inconvenientes de índole social y de salubridad.

José Rodolfo Sequera, uno de estos ciudadanos, señaló que prefiere en lugar de volver a su país, irse hasta Ecuador, dada la grave crisis en Venezuela.

Alba Pereira, representante de la comunidad venezolana en Bucaramanga, indicó que los parques en donde se encontraban estas personas ahora están solos, aseguró que es una situación complicada porque estas personas están literalmente aguantando hambre.

Afirmó que los venezolanos que deambulaban por las calles de Bucaramanga decidieron abandonar la ciudad ante el temor de una deportación, por lo que se desconoce el rumbo que muchos de ellos tomaron.