Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Desplazados en Guapi claman por regresar a sus viviendas

Lo que antes era la Casa de la Cultura, la sede del Banco Agrario y el Vicariato Apostólico de Guapi (Cauca), ahora se convirtieron en improvisados albergues para alrededor de 616 personas que dejaron abandonadas todas sus pertenencias por culpa del conflicto armado.

Centenares de personas de varias comunidades rurales de Guapi, en el Valle del Cauca, se vieron forzados a refugiarse en la zona urbana de ese municipio por enfrentamientos entre la Fuerza Pública y las Farc, informó el sábado la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Rosa María Montaño Colorado, una de las víctimas del desplazamiento, dice que los alimentos e implementos de aseo que les entregó La Cruz Roja Internacional, servirán para menguar el hambre que afecta sobre todo a los niños.

"Nos ayuda porque la principal problemática que tenemos es la alimentación y por eso lo estamos recibiendo. Llega como un milagro", dice la mujer.

Monseñor Carlos Alberto Correa, Vicario Apostólico de Guapi, señala que la grave crisis humanitaria por la que atraviesa el municipio está afectando hasta la fe de la comunidad.

"Estas situaciones lastimosamente se nos están repitiendo mucho. Digamos que la pastoral social está preparada para este tipo de emergencias, aunque constatamos con mucho dolor que el desenfreno de toda esta violencia está haciendo eco en nuestra comunidad", señaló el alto prelado.

Los habitantes afirman que a pesar de la zozobra, en cualquier momento saldrán nuevamente de retorno a sus casas, pues la tierra es lo único que les queda

"Hay mucho temor, pero acá lo que queremos es que el gobierno nos apoye para poder vivir de la tierra y poder así darles algo a nuestros hijos", puntualizó Rosa María.

Entre los desplazados hay una menor de 11 años en situación de discapacidad, situación por la cual se pidió la intervención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

La Defensoría del Pueblo, calificó lo que se está viviendo en Guapi, como una verdadera crisis humanitaria.

Los enfrentamientos que desencadenaron el desplazamiento masivo de 176 familias de las veredas El Partidero (habitada en su mayoría por indígenas, La Pampa y Joanico, de población afrodescendiente) comenzaron el 15 de marzo y se intensificaron la semana pasada.

Según la OCHA, la emergencia está siendo atendida por autoridades de Guapi, con el apoyo de organizaciones internacionales como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Unicef y la Cruz Roja Colombiana, pero se requiere mantener la asistencia mientras continúe el desplazamiento.