Cargando contenido

Foto cortesía Unidad de Restitución de Tierras



Un fallo proferido por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, restituyó a una familia víctima del conflicto, un predio del municipio de Tibú, al tiempo que reconoció la buena fe de los actuales propietarios, quienes demostraron su inocencia en la adquisición del bien.

"Se trata de 69 hectáreas y 3.710 metros cuadrados que regresan, a partir de la fecha, a sus legítimos dueños", informó la Unidad de Restitución de Tierras.

El fallo corresponde a un predio ubicado en la vereda Campo Yuca Oru, del municipio de Tibú, y beneficia a un solicitante de restitución y su núcleo familiar, víctimas del conflicto armado, en la zona en la década del 90.

Los hechos que motivaron el abandono forzado de la tierra se remontan a mediados del año 1997, cuando la comunidad era objeto de hostigamiento y represión por parte del ELN.

En aquella época, el grupo insurgente inculpó a los hijos de la familia de ser paramilitares, e incluso fueron retenidos por tal motivo.

"Esta situación, sumada al temor general por el accionar de los grupos armados ilegales, llevó a que a finales de ese mismo año la familia abandonara el sector y accediera a una venta a bajo precio de su hogar y fuente de sustento, el cual habían adquirido años atrás mediante permuta", señaló la Unidad.

La familia decidió ampararse en la Ley 1448 de 2011, que falló en favor de los requirentes. Con esta, ya son 50 las sentencias de restitución de tierras obtenidas en Norte de Santander (15 de ellas correspondientes al municipio de Tibú) y que benefician a las víctimas del conflicto armado, en esta zona del país.