Foto referencial de Ingimage

La Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura destituyó de su cargo a la Juez Veinticinco Civil Municipal de Cali, Gloria Teresa García Varela, luego de comprobar que ejercía malos tratos a uno de sus subalternos y denunciada por acoso laboral. Según las investigaciones y los documentos del alto tribunal, el sustanciador de dicho despacho, fue objeto de burlas, desde el momento que tomó posesión de su cargo y hasta le prohibió utilizar el baño para los empleados del juzgado. Según el documento, hubo una forma persistente y demostrada de atentados contra la integridad moral de este hombre por parte de su superior que no de ser aceptada por la justicia y por la sociedad. Para la Judicatura la actuación de la jueza es una clara violación de derechos fundamentales al dirigirse a su empleado en términos como "viejo prostático" y afirmar que caminaba como un "pato cansado" por lo que discriminó, persiguió y maltrató de forma sistemática a su empleado. "El acoso laboral es una conducta abusiva, en tanto mediante comportamientos que atentan contra la personalidad, la integridad física y moral de un trabajador, se pone en peligro su empleo, creando ambientes intimidatorios, humillantes, hostiles, ofensivos", señala la sentencia. Esta es una de las decisiones ejemplarizantes por parte de la Judicatura contra sus funcionarios judiciales al advertir que ésta "es una conducta que jamás se espera sea cometida por un Juez de la República, pues en éstos se confía la protección de los derechos fundamentales".