El juez 16 de garantías de Bogotá ordenó la detención domiciliaria para dos de los empresarios procesados por el escándalo de Reficar. La medida se hace efectiva en contra de Felipe Laverde Concha, exvicepresidente ejecutivo del Downstream; y Reyes Reinoso Yáñez, expresidente de Reficar en el año 2013. En relación con Reyes Reinoso, el juez indica que "como persona procesada, no registra antecedentes penales, y tiene arraigo en el país. Por lo cual se considera que la medida de aseguramiento domiciliaria cumple con la finalidad de la misma". En el mismo sentido, explicó el juez que "la medida de aseguramiento domiciliaria para Felipe Laverde Concha, se hace efectiva al acreditar su defensa, que presenta problemas de salud coronarios y renales, los cuales son de alta gravedad y no pueden ser tratados en un centro carcelario por las condiciones de salubridad". La audiencia en la cual se conocerá las otras medidas de aseguramiento en contra de los otros cinco procesados, entre los que se encuentran dos extranjeros, serán resueltas en los próximos días. La Fiscalía le imputó a los implicados en este escándalo de corrupción los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documento.