Una juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento y cobijó con detención domiciliaria a Karen Lizeth Arregocés, quien era la contadora de los dineros del Programa de Reducción de Mortalidad Infantil en el municipio de Albania, Guajira, sobre el cual se presentaron graves hechos de corrupción y motivaron la detención de la exgobernadora Oneida Pinto y de otras dos personas.

La Fiscalía estableció que esta contadora venía trabajando por orden de la exgobernadora Oneida Pinto, pero no tenía contrato con el municipio, sino que lo hacía de forma particular.

Los investigadores de la Fiscalía le imputaron cargos ante la juez por el delito falsedad en documento público y peculado en una cuantía superior a los 6.700 millones de pesos por recursos que debían ir destinados al Programa de Mortalidad infantil.

De acuerdo con el expediente, esta contadora se venía desempeñando como Subgerente administrativa y financiera del Hospital San Rafael de Albania.

En este caso, la Fiscalía investiga las irregularidades que se habrían presentado en el municipio de Albania (La Guajira) durante el año 2011, con la celebración de convenios interadministrativos que fueron suscritos con la ESE Hospital San Rafael de Albania, por un valor total de 18.600 millones de pesos y cuyo objetivo principal era la reducción de la mortalidad infantil en el municipio, a través de jornadas de vacunación, y de charlas y visitas a madres gestantes, lactantes.

Según la investigación, los contratos fueron ejecutados parcialmente y, al parecer, habría un existido un trasfondo político, que habría consistido en invertir los recursos del municipio en la campaña política de la alcaldesa saliente.