El director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, afirmó que para diciembre de 2018 estará lista la morgue de Bogotá, esto una vez finalice el proceso de remodelación que se adelanta desde finales de 2016 en las salas de necropsia de la sede central. Valdés afirmó que "la Alcaldía Mayor habilitó el Cementerio Serafín ubicado en la localidad de Usme, al sur de Bogotá, para adelantar las necropsias en la capital del país”. Agregó que “a pesar de ser un lugar más reducido, los turnos de los forenses han sido modificados para no generar trastornos en las entregas de los cuerpos a las familias de personas fallecidas". De igual forma advirtió que se han presentado inconvenientes con los desagües del cementerio en razón a los fluidos de los cuerpos, pero que los mismos han sido solucionados. En relación con denuncias por casos de inseguridad en el sector donde los mismos forenses indican que han sido asaltados, Medicina Legal indicó que tiene rutas para que los funcionarios ingresen y salgan de su lugar de trabajo sin dificultad. El director de Medicina Legal explicó que la entidad ha invertido más de cinco mil millones de pesos en el proceso de mejoramiento de la morgue de Bogotá, la cual fue construida en 1943 y desde entonces no ha sido renovada en relación con los requerimientos de la capital del país. "En la morgue estamos adelantando un proceso de modernización y mejoramiento que nos permitirá una mayor calidad en los procedimientos de necropsia e investigación. El Instituto ha invertido ocho mil millones de pesos en esta modernización y esperamos que la morgue quede lista para diciembre de 2018", dijo. Finalmente, Carlo Eduardo Valdés afirmó que las condiciones de salubridad y sanitarias de la morgue provisional de la capital, son controladas por la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá.