Argumentan que los gobiernos de Colombia y Ecuador tienen militarizada la frontera y eso impide el proceso humanitario.

Periodistas ecuatorianos
Los periodistas ecuatorianos fueron asesinados por disidencias de las Farc.
Colprensa

El Frente Oliver Sinisterra, uno los integrados por disidentes de las Farc a cargo de alias Guacho, anunció a través de un comunicado que tomó la decisión unánime de suspender la entrega de los cuerpos de los periodistas ecuatorianos asesinados.

"Hemos tomado la unánime decisión de suspender cualquier tipo de actividad humanitaria con relación a la entrega de los cuerpos de los periodistas, pues no hay en el momento garantías para el desplazamiento de nuestras unidades y tampoco seguridad para los miembros de la misión humanitaria", dice el escrito.

Argumenta que los gobiernos de Colombia y Ecuador han enviado tropas a la frontera entre ambos países lo que impide el proceso humanitario.

(Lea también: Una frontera narco: la dura verdad tras el crimen de periodistas ecuatorianos)

"Los gobiernos caen nuevamente en el error, como aquel día, que por un asalto fallido pierden la vida los tres periodistas ecuatorianos", agrega el comunicado.

El pasado viernes, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó el asesinato de los tres integrantes del equipo periodístico del diario El Comercio, quienes habían sido secuestrados desde el 26 de marzo. 

(Lea también: Periodistas ecuatorianos sí fueron asesinados en Colombia: Santos)

El anuncio lo dio el mandatario ecuatoriano luego de una serie de fotografías que conoció RCN y las emitió a la FLIP y al Gobierno colombiano para su confirmación. Ante esto, desde Ecuador le dieron un plazo de 12 horas a las disidencias para que dieran a conocer una prueba de supervivencia de los ecuatorianos. El plazo se cumplió y la prueba nunca llegó.

Los periodistas fueron asesinados con tiros de gracia.

Este comunicado ya está en poder del Comité de la Cruz Roja Internacional, el Gobierno y los familiares.

Iglesia Católica en Ecuador pide diálogo entre autoridades y disidencias de las Farc

 

Luego de que los gobiernos de Ecuador y Colombia anunciaran una arremetida militar en contra de las disidencias de las Farc que operan en la zona de frontera, tras el asesinato de tres integrantes del diario El Comercio, la Iglesia en Ecuador hizo un llamado al diálogo y aseguró que un recrudecimiento del conflicto solo traería miseria para la población de esta zona.

Monseñor Luis Cabrera, arzobispo de Guayaquil, sostuvo que al igual que todo el pueblo ecuatoriano, la Iglesia de su país, se encuentra consternada y extendió su mensaje de solidaridad a las familias de las víctimas, al tiempo que indicó que lo ocurrido con los periodistas ecuatorianos debe servir para pensar en acabar una guerra y no en fortalecerla.

“Los gobiernos de Ecuador y Colombia deben esforzarse en mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en la zona de frontera y de esta forma reducir los espacios que permitan que la gente se vaya por el camino del dinero fácil, todas las soluciones deben llegar por el camino del diálogo y no el de la violencia”, dijo este representante de la Iglesia Católica.

Monseñor Luis Cabrera aseguró que el camino de la Iglesia siempre será el de la paz y destacó el trabajo del vicario de la provincia de Esmeraldas, monseñor Eugenio Arellano, quien se ha estado reuniendo con miembros de las disidencias de las Farc, para lograr una posible desmovilización.

“Sin importar su condición, si son buenos o malos, cada persona se mueve por unos intereses en este mundo, algunos quieren justicia y otros simplemente una vida mejor, es por esto que estamos llamados a dialogar, razonar y buscar soluciones, pero enfocadas en la paz”, dijo monseñor Cabrera.

La Iglesia en Ecuador también se mostró dispuesta a colaborar en todos los operativos humanitarios que sean necesarios para rescatar los cuerpos de los tres periodistas que fueron asesinados, al tiempo que resaltó que sus muertes deben dar un mensaje de reflexión hacia la paz y no hacia la guerra.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido