Cargando contenido

El exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno en la Corte Suprema. Foto: Colprensa.



Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General, Luis Gustavo Moreno  aceptó su responsabilidad en los delitos de conclusión y utilización indebida de información oficial privilegiada, en el marco del proceso por el denominado escándalo del "cartel de la toga".

En su intervención ante los magistrados, Moreno señaló que en meses anteriores reconoció su culpa en estos hechos de corrupción ante los investigadores de Estados Unidos. “Con dolor y vergüenza aceptó mi responsabilidad”, aseguró el exfiscal, quien es requerido por una Corte del Distrito Sur de la Florida.

Moreno fue acusado por la Fiscalía por solicitarle al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus una millonaria suma de dinero para desviar la investigación que se le adelantaba por el denominado cartel de la hemofilia y las  irregularidades en el manejo de las regalías en el departamento.

El pasado 18 de octubre en las instalaciones del Batallón de Artillería, en donde se encuentra recluido, se firmó un acta de aceptación de los delitos firmada por Moreno. El documento también fue firmado por su abogado Pedro Aguilar, el fiscal del caso y un delegado de la Procuraduría General.

El proceso contra Moreno

Cuando Luis Gustavo Moreno se desempeñaba como jefe de la Unidad Anticorrupción, tenía la obligación de dirigir y coordinar investigaciones, “organizar comités jurídicos de los casos, identificar casos para ser priorizados y suministrar información de investigaciones adelantadas por su independencia y tenía a su cargo delitos contra la administración de justicia”, señaló el fiscal del caso.

En el 2016, Moreno conoció el proceso contra el exgobernador de Cordoba Alejandro Lyons por el denominado ‘cartel de la hemofilia’ y las irregularidades con las regalías del departamento en el período 2012-2015.

Según el expediente, en noviembre de 2016, a través del abogado Leonardo Pinilla, “Moreno solicitó varios de millones de pesos al exgobernador para darle información sobre su proceso”, luego de conocer la matriz de colaboración de los principales testigos contra el exmandatario.

Incluso, el fiscal del caso señaló que desde el 11 de abril hasta el 5 de julio de 2017. “Moreno dio información privilegiada a los medios de comunicación, sobre detalles de las investigaciones que no eran de conocimiento público”.

Por lo anterior, el fiscal del caso calificó la actuación de Moreno como ilegal. El delegado del ente acusador aseguró que el exjefe anticorrupción “abusó de sus funciones de manera consciente a cambio de dádivas”.