Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

William Calderón, Juan Pablo Uribe y Luis Carlos Vélez en la mesa de trabajo de LA FM
William Calderón, Juan Pablo Uribe y Luis Carlos Vélez en la mesa de trabajo de LA FM
Foto de LA FM

Un Juzgado de Conocimiento de Amazonas emitió una sentencia condenatoria y le impuso una condena de dos años de prisión al hombre responsable de las amenazas de las que fue víctima el periodista y  director de la FM de RCN Radio, Luis Carlos Vélez.

La condena fue emitida en contra de Alan Benjumea, quien además tendrá que pagar una multa de 6.66 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Este fallo condenatorio fue posible tras las intensas labores que fueron realizadas de manera articulada por agentes especiales adscritos al  Centro Cibernético Policial de la DIJIN.

En contexto: Corte Constitucional tumbó la cadena perpetua para violadores

Los peritos técnicos de Policía Judicial llevaron a cabo un rastreo a través de las redes sociales, para identificar y lograr ubicar al responsable de las intimidaciones  contra el comunicador.

En desarrollo de las labores investigativas, la Fiscalía General de la Nación logró individualizar a la persona que envió los mensajes intimidatorios contra Luis Carlos Vélez desde Leticia (Amazonas), en julio de 2018.

En el transcurso de la audiencia, el juez interrogó a Alan Benjumea y ante la contundencia de la evidencia en su contra,  se declaró culpable y aceptó su responsabilidad en estos hechos.

La Fiscalía General precisó que esta es la segunda condena que se da en el país por amenazas a través de redes sociales. 

La primera sentencia condenatoria fue de 38 meses de prisión en contra fue proferida contra Francisco Javier Andica Acevedo en 2018, quien fue hallado culpable por intimidar a una periodista y a un caricaturista.

Lea además: Consorcio que realizó veeduría de contratos de Centros Poblados con MinTic se defendió

La Fiscalía General de la Nación enfatizó que respeta el derecho a la libre expresión, al tiempo que reitera que las amenazas contra la vida y la integridad de las personas emitidas desde cualquier medio o canal virtual, son conductas catalogadas como delito.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.