En etapa de prefactibilidad se encuentra el proyecto presentando al gobierno departamental por una empresa alemana, para la construcción de una planta de tratamiento de residuos sólidos, que permitiría el cierre definitivo de los rellenos sanitarios y la generación de energía renovable, a través del procesamiento de las basuras.

Aldo Villarreal, director general de Dialld Bio Energy Holding Colombia, señaló que el proyecto tendría una inversión cercana a los 124 millones de euros, cifra que sería asumida por la multinacional. El compromiso de esta organización es generar un manejo eficiente sin contaminantes de los residuos sólidos; en contraprestación, el departamento tendría que otorgar el terreno a la empresa europea para la construcción de la procesadora.

El proceso para la aprobación de este proyecto debe tener varios niveles, entre ellos, el análisis de la Asamblea departamental, el visto bueno de los concejos y las administraciones municipales, además de la aprobación y los respectivos permisos de la autoridad ambiental. El gobernador encargado del Quindío, Carlos Alberto Gómez Chacón, manifestó que la iniciativa es muy viable y atractiva para la región, pero debe analizarse a profundidad para toma una buena decisión.

De aprobar los estudios de prefactibilidad, seguirían los análisis financieros, ambientales y económicos, para continuar con los licenciamientos necesarios para el funcionamiento de la planta.

Por su parte, Néstor Ocampo vocero de la fundación ecológica Cosmos, consideró que la propuesta es muy interesante para la preservación del medio ambiente, pero señaló que el problema de las basuras es estructural, y se deben buscar estrategias para generar menos residuos sólidos.

El ambientalista indicó que otra preocupación es el proceso de reciclaje y las empresas que se dedican a esta actividad, ya que se podría generar un conflicto por el manejo de estos materiales.

Si se consolida el proyecto, se espera que en el año 2019 entre en funcionando la planta.