Cargando contenido

Foto: RCN Radio-Fabián Giraldo Trejos

En la rendición de cuentas de este martes, la empresa reconoció que pese a lo complejo del año, el balance en materia de resultados es satisfactorio

El gerente de la Industria Licorera de Caldas, Luis Roberto Rivas Montoya, dijo en la rendición de cuentas de la empresa que a través de una gestión integral se han impactado positivamente los resultados de la ILC; además, cómo le han dado sostenibilidad al ejercicio iniciado en el año anterior.

Balance del 2017

El ejecutivo reconoció que este ha sido un año muy complejo para el mercado de los licores, considerado como un período de transición y de implementación de la nueva ley de licores y del Código de Policía, que son  factores adversos que por fortuna la empresa ha tenido la capacidad de amortiguar.

Pese a la caída cercana al 12% en el mercado de rones y aguardientes, la licorera refleja un crecimiento de un 3% en unidades y de más del 12% en los ingresos.

Utilidades

Los resultados desde el punto de vista financero también son muy satisfactorios y eso lo evidencia el crecimiento en los márgenes de rentabilidades de la empresa, una disminución en los costos de producción, lo mismo que avances significativos en los márgenes brutos y operativos, lo que representa un crecimiento del 37% a octubre de este año, frente a las utilidades de la vigencia pasada. Es decir, hasta el mes mencionado, las utilidades de la licorera después de impuestos, ascendieron a una cifra cercana a los 23 mil millones de pesos. Al cierre del 2017, la proyección es de cerca de 37 mil millones, después de impuestos, por la provisión de impuestos a renta del 15% sobre las utilidades, algo que no se tenía en años anteriores. Ya se han provisionado aproximadamente 3 mil 500 millones.

Para Rivas Montoya, estos indicadores reflejan una sostenibilidad importante y demuestra el grado de consolidación del proceso y la gestión  de la compañía, en beneficio de todos los caldenses.

Transferencias

En materia de transferencias, precisó que han desembolsado recursos cercanos a los 41 mil millones de pesos, representados en estampillas, impuesto al consumo y excedentes financieros, que mientras en el ejercicio del 2015 las transferencias por este concepto fueron de 2 mil 300 millones, en el año 2016 ascendieron a 10 mil 300 millones y para el año entrante aspiran a entregarle al departamento por el cierre del 2017, unos 22 mil millones; lo que significa en 2 años, un aumento 10 veces mayor.

Ventas

En cuanto a ventas, esperan cerrar la vigencia fiscal con 25.9 millones de unidades. Esta cantidad es representativa si se tiene en cuenta que en el cierre del 2015, las ventas fueron de 20 millones de unidades.

Estrategia de recuperación de mercados

El gerente de la Industria Licorera de Caldas, se refirió igualmente a la estrategia de recuperación de los mercados de Quindio y Risaralda. En este sentido el crecimiento en el Eje Cafetero también es notable, ya que se pasó de vender unas 825 mil botellas a un millón 250 mil en este año. Así mismo se inició el regreso a la Costa Atlántica, en donde hace más de 10 años que no se hace presencia. Actualmente se cuenta con distribuidores en los departamentos del Atlántico y Magdalena y próximamente se tendrá distribución en Córdoba, Bolívar y Cesár.

Convenio de distribución de licores con Antioquia

Para Luis Roberto Rivas este acuerdo comercial se desarrolla muy bien, de manera muy positiva para la Industria Licorera de Caldas, ya que se ha logrado una penetración importante en ese mercado y prueba de ello es la introducción de un millón 200 mil botellas en el 2016; a octubre del presente año, la cantidad subió a un millón 537 mil y el propósito es cerrar con 2 millones de botellas, lo que demuestra la gran aceptación de los productos de la factoría caldense entre la población antioqueña. En la actualidad, por 1 botella que vende en territorio caldense la Fábrica de Licores de Antioquia, la Industria Licorera de Caldas vende 7 en ese departamento.

Mercado internacional

El gerente de la licorera, admitió que en internacionales no van creciendo mucho en unidades, pero gradualmente han ido abriendo fronteras, nuevos mercados e ingresando a otros países. Ya se hace presencia en Chile, Perú, Ecuador, Méjico, Panama, se quiere reconquistar el mercado español que se tenía un poco abandonado, se pretende recuperar el mercado de los Estados Unidos e irrumpir con fuerza comercial en Argentina, la Unión Europea y Rusia, para lo cual ya se analizan los procesos de introducción a esos mercados.

En España por ejemplo, los productos de la ILC se consiguen en grandes superficies como Carrefour, el Corte Inglés y Macro. En el Perú, la ciudad de Arequipa es la que más consume Ron Viejo de Caldas y en general en ese país ocupa el octavo lugar en ventas.

El consumidor final como prioridad

De acuerdo con Rivas Montoya, una de las estrategias fundamentales de la empresa es tener una relación más cercana con el consumidor final, para conocer más intimamente sus gustos, sus tendencias, para poder atenderlo mejor y para impulsar con mayor efectividad las marcas y los productos.

Diversificación del mercado

Existe un proyecto para vender agua en botella, que es a largo plazo, pero se aspira poner en funcionamiento a mediados del 2018 y esta destinado a un mercado muy exclusivo, que se debe atender con distribuidores diferentes a los de los licores y aunque inicialmente no va a ser muy grande en producción de unidades, confian en que año tras año vaya creciendo, para que a futuro se convierta en un producto importante dentro del portafolio de la licorera.

Apertura de fronteras

"Yo cre que la apertura de fronteras va a ser un éxito para una empresa como la Industria Licorera de Caldas, porque le va a permitir llegar a muchos de los mercados en que no estamos con un producto de clase mundial como es el Ron Viejo de Caldas", dijo finalmente el gerente de la ILC, industria insignia de esta región y referente comercial en el mundo entero.