Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Docentes risaraldenses en paro.
Archivo RCN Radio.

El directivo del Sindicato de Educadores de Risaralda (SER), Didier Valencia, denunció que uno de los miembros de la agremiación recibió llamadas intimidantes, desde la semana pasada, en la que incluso amenazan de muerte a sus hijas.

Así lo dio a conocer el directivo, quien indicó que se trata de un docente que se desempeña como líder del área de comunicaciones de la organización.

“Un integrante de la Junta Directiva del Sindicato de Educadores, el compañero Carlos Rosero, que es nuestro secretario de Comunicaciones, recibió una amenaza telefónica que se ha reiterado varias veces, y también va contra la vida de sus dos hijas”, confirmó Valencia.

Le también: Defensores de la minería artesanal en Risaralda están siendo amenazados

“Esta situación de amenaza a los líderes sociales y sindicales de nuestro país y nuestro departamento, la hemos venido rechazando y exigiendo de las autoridades competentes que asuma con toda la responsabilidad esta amenaza de un docente, porque también es un dirigente en la región”, puntualizó el presidente del SER.

Según lo señalado por Valencia, esta delicada situación ya fue dada a conocer al Ministerio Público y la Policía, buscando que se garantice la seguridad, tanto del sindicalista como de sus hijas, y evitar que se conviertan en otras víctimas más de la violencia que tanto han denunciado desde las organizaciones sindicales y sociales a nivel nacional.

Le puede interesar: Joven herido por el Esmad en Bogotá perdió la visión del ojo izquierdo

Este sería el tercer dirigente en recibir amenazas en el último año en Risaralda; durante el 2020, el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Educación del departamento y el Secretario General del Sindicato de Empleados Bancarios, fueron también blanco de mensajes intimidantes que se pusieron en conocimiento de las autoridades.

A pesar de ello, estos mismos han denunciado que los esquemas de seguridad que les han sido asignados en Risaralda, no son suficientes, debido a que no se garantiza una vigilancia permanente que garantice sus vidas.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.