Cargando contenido

Varias familias alcanzaron a ser victimas de extorsión en Caldas y Tolima.

Cuatro reuniones se adelantaron con la comunidad, en las que los delincuentes exigían dinero.
Cortesía/ Policía Caldas

En un operativo adelantado por miembros de la Sijín, del Gaula y de la Fiscalía, fueron capturados 10 delincuentes que hacían parte del grupo armado del ELN y que habían centrado su accionar criminal en veredas en inmediaciones del Páramo de Letras en Caldas y Herveo en el Tolima.

Fueron 12 allanamientos los que las autoridades adelantaron en Bogotá, Antioquia, Tolima y Caldas, donde capturaron al grupo de delincuentes que había sembrado el miedo en veredas como La Libia, El Zancudo, Letras, Herveo, Delgaditas y Puerto Brasil.

Lea másEjército responsabiliza al ELN de ataque a base militar en Catatumbo

Según el informe del comandante de la región de la Policía, brigadier Freddy Alberto Tibaduiza Niño, “el ELN a través de este grupo delincuencial, mediante la modalidad de outsourcing obtenía información muy precisa de finqueros, empresarios y comerciales con el único propósito de extorsionar y generar presión”.

El operativo denominado 'Nevado' permitió a las autoridades adelantarse a las intenciones del ELN de rearmar y reorganizar nuevamente el frente Bolcheviques del Líbano, en límites entre los departamentos de Caldas y Tolima.

Le puede interesarDuque deberá responder por qué no envió acuerdos con ELN a la ONU

Agregó el alto oficial que en estos procedimientos se incautaron ocho armas de fuego, entre ellas 2dos subametralladoras una de ellas con silenciador, seis proveedores y más de 300 cartuchos de diferentes calibres, dos vehículos,  una motocicleta, chalecos antibalas, esposas, equipos de campaña, uniformes camuflados, banderas, brazaletes, pañoletas con letras y distintivos del ELN, además de propaganda alusiva al grupo terrorista.

Entre los capturados está el líder Carlos Andrés Restrepo Calle, conocido con los alias de “Cucho” o “Pin”, considerado uno de los mayores extorsionistas del país. Utilizaba la estrategia de llamar a sus víctimas e identificarse como el comandante Ramiro del ELN, quien después de manifestarle que tenía cuatro compañeros mal heridos les hacía exigencias económicas que oscilaban entre 1 y 5 millones de pesos.

Su principal enlace era un hombre conocido como “Óscar”; junto a él cayeron alias “El quesero”, “Ospina” y “Gerardo”, encargados de guardar el material logístico, suministro de armas y hacer inteligencia de movimientos de la Fuerza Pública.

Lea tambiénGobierno no quiere garantizar la vida de nuestros pobladores: indígenas del Chocó

Finalmente y según las investigaciones a través de pruebas visuales, los investigadores de la Policía Nacional le hicieron seguimiento. En cámaras de seguridad se puede observar como integrantes del grupo salen de una vivienda ubicada  en el barrio San Jorge de Manizales en horas de la madrugada; llevando con ellos equipos y vestuario militar, suben a un vehículo rumbo a la zona de injerencia. Se conoció además que cinco de los diez capturados aceptaron cargos, entre otros delitos, por rebelión.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido