Cargando contenido

Bandos en conflicto del Resguardo Unificado de Mistrató pactan una tregua.

Resguardos de Risaralda
Foto Archivo Gobernación de Risaralda

Luego de la mediación de la Defensoría del Pueblo, los gobiernos departamental y municipal de Mistrató, y tras largas horas de conversaciones con los dos bandos en conflicto del Resguardo Unificado Chamí del Río San Juan en Risaralda, las autoridades policiales y militares recuperaron el control de las vías tomadas por las comunidades indígenas.

El anuncio lo hizo el Secretario de Gobierno de Risaralda, Israel Londoño Londoño, quien indicó que este fue uno de los principales resultados de las conversaciones sostenidas en territorio de las comunidades Chamí, en busca de zanjar las diferencias entre los dos bandos que se encuentran en una franca confrontación.

Noticia de Interés: Vendedores ambulantes de Pereira dicen tener hambre y piden ayudas alimentarias

El bloqueo por parte de la Guardia Mayor del Resguardo, por un lado, y por la guardia de las zonas 1 y 2, por el otro, no permitía el paso de persona alguna en ninguno de los sentidos, situación que tenía los ánimos caldeados entre las partes, las cuales de las amenazas verbales ya estaban pasando a las vías de hecho.

Según el Consejero Mayor Indígena de Risaralda, William Nayaza, “la confrontación se habría suscitado por el cumplimiento de los protocolos de entrada y salida a sus territorios, que fueron aplicados por el gobernador del Resguardo Unificado Chamí del Río San Juan, donde no se dejaba transitar personas extrañas a las comunidades y quienes quisieran movilizarse debían tramitar un permiso especial”.

Según el dirigente indígena de Risaralda, todas esas medidas fueron adoptadas para evitar la entrada del coronavirus a sus territorios ancestrales, que hoy se encuentran libres de la enfermedad.

Noticia de Interés: Pereira prepara el montaje de un Auto- Cine en medio de la pandemia

Sin embargo, y según el Secretario de Gobierno del Departamento, las medidas anti coronavirus fueron simplemente el “florero de Llorente”, que agudizaron unas marcadas diferencias, que vienen desde hace cerca de una década, donde evidenciaron inconformismos de gobernabilidad en el resguardo y de distribución de los recursos asignados por el gobierno.

Pese a que después de la reunión con el Ministerio Público y las autoridades administrativas se vive una tensa tregua en esta zona indígena de Risaralda, los dirigentes están a la espera de una reunión con el Ministerio del Interior para aclarar dudas y tomar medidas en torno a la destinación de los recursos que les llegan. 

Aunque la movilidad se normalizó por esta zona indígena, los dos bandos en conflicto coinciden en que se realicen severos controles para evitar el tránsito de personas ajenas a la zona, que puedan generar riesgo de traer el coronavirus a sus territorios libres de la enfermedad.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido