El municipio de Balboa, donde ya se declaró la calamidad pública por los efectos del fenómeno del Niño, afronta una crisis agrícola debido a la fuerte ola de calor. "Todas las cadenas productivas del municipio están afectadas, los cultivos secos y ya se habla de una problemática socioeconómica, debido a las difíciles condiciones que afrontan los habitantes de la localidad", aseguró Jorge Ivan Pulgarín Montoya, alcalde de Balboa. El alcalde de este municipio risaraldense asegura que la caficultura ha sufrido daños, bajando la calidad del grano, a lo que se suma la proliferación de la broca. A ello se suma la afectación en cultivos como la caña, plátano y aguacate, donde las altas temperaturas arrasaron con la cosecha. Así mismo, los habitantes de Balboa viven una emergencia sanitaria por el déficit de agua en los acueductos, ello por cuenta de los bajos niveles de las fuentes abastecedoras, como consecuencia de la falta de lluvias. Jorge Ivan Pulgarín Montoya, alcalde de Balboa, asegura que están esperando el apoyo de las autoridades departamentales y nacionales para afrontar esta dificil situación.