Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

dezabala
Indígenas
Imagen de referencia, bastones indígenas.
Foto archivo: Colprensa

Cerca de 1.500 personas, integrantes de las comunidades indígenas de Risaralda, han sido identificadas en ciudades como Bogotá y Medellín, las cuales huyendo de las difíciles condiciones sociales y de seguridad de sus resguardos, hoy viven en precarias condiciones en estas dos ciudades.

El Director Regional de la Unidad de Atención Integral a las Víctimas, Freddy López, reveló esta cifra tras un trabajo de campo que viene realizando la entidad, precisando igualmente, que se avanza en el protocolo de retorno a la región.

El trabajo de caracterización ha logrado establecer que hasta el momento en las ciudades de Bogotá y Medellín permanecen más de 310 familias indígenas desplazadas de Risaralda.

“Tenemos el censo de unas familias que están en Bogotá, alrededor de 160 familias y que corresponde a unas 800 personas, y con éstas, se está haciendo una caracterización, labor que nos ha permitido establecer que en su gran mayoría pertenecen a los resguardos de Pueblo Rico”, dijo López.

Indicó el Director Regional de la Oficina de Víctimas, que el punto de partida de este trabajo se ubica en las experiencias de los años 2012 y 2015, donde otras comunidades que se encontraban con voluntad de retornar desde ciudades como Cali, en el deprimido sector de El Calvario, llevó a iniciar un proceso de traslado de estas familias que estaban engrosando los cinturones de miseria.

“A principio de año se tuvo una reunión con la nación Embera, donde estaba representado todo el pueblo, en esa reunión pusimos una fecha para abordar y tocar ese tema, especialmente partiendo de los retornos que se han hecho, con el fin de saber  lo positivo y negativo que se  tiene a partir de esta experiencia”, agregó el funcionario.

Los líderes indígenas

Por su parte, los líderes indígenas de Risaralda exigen el retorno inmediato de las comunidades que se encuentran en diferentes partes del país, al tiempo que exigen compromisos de las instituciones departamentales y nacionales para consolidar estrategias efectivas que permitan llevar este proceso a buen término.

Raúl Guasiruma, Gobernador del Gran Resguardo Unificado Embera Chamí, calificó de dramática la cifra de integrantes de las comunidades indígenas en diversas partes del país, familias que están a la espera de condiciones favorables para retornar al territorio.

“Hemos hablado en varias oportunidades con la Unidad de Víctimas, pidiendo que  se lleve a cabo un retorno, pero dicen que no se ha logrado y que están a la espera de instrucciones desde la ciudad de Bogotá”, precisó Guasiruma.

El Gobernador indígena fue más allá de las averiguaciones de la oficina estatal, revelando que la cifra de familias que han partido de los resguardos puede ser mayor, si se tiene en cuenta que no sólo en Bogotá y Medellín están asentados, pues también hay datos de ciudades como Cali y la Costas Atlántica a donde también han migrado.
 

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.