Ante la aparición de plantaciones de coca en Risaralda y el crecimiento de los cultivos ilícitos a nivel nacional, los caficultores insisten en la reanudación de las fumigaciones con glifosato. Los caficultores del departamento de Risaralda reiteraron su llamado al Gobierno Nacional para que reactive las fumigaciones de cultivos ilícitos con glifosato, como único mecanismo que le ofrece contundencia al país para combatir este flagelo. " No se puede permitir que la ilegalidad y la delincuencia sigan inundando el país y por ello el Gobierno debe entender que los mecanismos de erradicación utilizados hasta ahora no han sido contundentes", precisó Corrales. Según el directivo del Comité de Cafeteros, el Gobierno no puede dejar de combatir los cultivos ilícitos con el argumento de que el glifosato le hace daño a la salud, ya que está comprobado que esta sustancia bien utilizada no causa ninguna afectación.