Cargando contenido

Pese a que la EPS Caprecom se retiró del departamento de Risaralda, el Ministerio de Salud, comunicó a Secretarios Departamentales de todo el país, que la EPS tiene la obligación de garantizar la continuidad en la prestación de servicios de salud a la población privada de la libertad a cargo del INPEC.

Álvaro Ayala, director de Prestación de Servicios de Salud de la Secretaría de Salud de Risaralda, explica que la EPS Caprecom  debe continuar cumpliendo con sus obligaciones constitucionales, legales y reglamentarias, hasta que se materialicen las decisiones administrativas y la implementación del referido modelo de atención para los reclusos del país. 

El director de Prestación de Servicios de Salud en el departamento aseguró que sólo el hacinamiento carcelario representa un riesgo para la salud de los reclusos y al exigir la atención por parte de Caprecom, se pretende que estas personas tengan garantizado el servicio médico.