Ocho integrantes de una misma familia fueron vinculados por la Fiscalía a una investigación que daba cuenta de un grupo de delincuencia común denominado la Red, y que se hacía pasar por la banda delincuencial Cordillera.

Dicho grupo estaba dedicado a la extorsión, tráfico de estupefacientes, desplazamiento forzado y compra y venta de elementos hurtados, afectando a comerciantes de locales comerciales, vendedores de dulces y pequeños puestos de venta callejera en la zona de la carrera 9° con calle 12° de la ciudad, más conocido como ‘Los puentes de la novena’.

De igual manera se dedicarían a extorsionar a los comerciantes a quienes les pedían sumas entre $2 mil y $8 mil  y $10 mil y $50 mil de acuerdo a sus ingresos y actividad económica.

El ente acusador cuenta con la denuncia puesta en marzo del año pasado, de una pareja propietaria de un almacén de tatuajes a través de la cual indicaban la presión que estas personas ejercían sobre ellos, al exigirles diariamente una suma determinada a cambio de permitirles trabajar.

Luego de conocer los elementos materiales con vocación de prueba que presentó el ente acusador, el juez de garantías que conoció el caso envió a la cárcel a uno de los procesados, a otro le impartió una medida no privativa por el delito de receptación, mientras que a los otros seis domiciliaria. Sólo dos aceptaron los cargos imputados.