Carniceros en Risaralda están expectantes frente a lo que pueda suceder en los próximos 15 días para conseguir reses en pie, pues sostienen que hasta el momento hay normalidad, pero los controles al ganado están aumentando y esto podría impactar el precio del producto. David Pabón, comercializador de cárnicos en Pereira, aseguró que hasta el momento hay una tensa calma en materia de movilización y oferta de las reses para sacrificio, no obstante, según las más recientes informaciones y restricciones del instituto Colombiano Agropecuario, ICA, la situación puede empeorar y por ende los precios variar. A esta dificultad se suma, según el comerciante, la especulación y los correríos populares, que asocian el rumor de la enfermedad con algún tipo de afectación transmisible a los humanos, situación que está descartada, pero muchos optan por comprar carne de cerdo, pollo u otras.