Cargando contenido

Foto: Fernando Andrés Tobón

Un reconocido científico colombiano se mostró inquieto por la siembra de más de 23 mil palmas de cera en el Quindío y las condiciones en las que se realizó el proceso.

El botánico, docente universitario y experto en palmas Rodrigo Bernal, llamó la atención de este proyecto y advirtió que, si las plantas se sembraron con un tamaño menor a 20 centímetros, es muy posible que menos del 8% de ellas sobrevivan.

Rodrigo Bernal explicó que si las palmas se van a sembrar en un bosque protegido deben tener mínimo 50 centímetros y en potreros no menos de un metro.

El investigador señaló que no se trata de cantidad sino de asegurar la supervivencia de la especie.

El profesional especializado de la Corporación Autónoma Regional del Quindío José Manuel Cortes Orozco, señaló que son plantas que no están por debajo de 15 o 20 centímetros, y que se está garantizando el mantenimiento con recursos del Fondo Nacional Ambiental.

Los expertos esperan que se haga un trabajo serio con las palmas de cera, para no tener que ver en unos años muchos de estos especímenes muertos por presuntos malos procedimientos.