Cargando contenido

Cerca de 80 personas de las comunidades indígenas de Pueblo Rico arriesgan diariamente sus vidas al tener que cruzar un puente artesanal en condiciones deplorables.

"Son más de 18 menores y alrededor de 60 adultos indígenas del sector del Bajo Palmar en zona rural de Pueblo Rico, quienes deben cruzar este puente, construido con troncos y amarrado con alambres, para ir a la escuela más cercana", denunció Antonio Siágama, coordinador del colegio Bakorí en Pueblo Rico.

Precisa el líder, que en el puente peatonal ya se han presentado varios accidentes de la población indígena de la comunidad Embera Chamí, quienes temen que se presente una tragedia similar a la ocurrida semanas atrás en Villavicencio.

El docente pidió de manera desesperada la intervención de la Alcaldía Municipal y la Gobernación de Risaralda para la intervención de este puente que cruza las caudalosas aguas del río San Juan en Pueblo Rico y del que se beneficia una población superior a las 60 personas de la comunidad indígena.