Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La Mona se graduó con estudiantes en Pereira
La Mona se graduó con estudiantes en Pereira
Foto Institución educativa Ciudadela del Sur

Un ejemplo de amor y protección hacia los animales se vivió en la Institución Educativa Ciudadela del Sur de Armenia al hacer que Mona, una perrita adoptada por el colegio, participara en la graduación de los nuevos bachilleres.

Mona y Negro llegaron al plantel educativo hace 4 años y, con todo el amor del mundo, fueron acogidos por la comunidad, recibiendo apadrinamiento de la institución y un hogar donde dormir y poder comer.

“Fueron unos perros callejeros que llegaron al colegio. Inicialmente tratamos de sacarlos porque no es un lugar apto para tener animales, pero con el paso del tiempo se ganaron el cariño de los alumnos y docentes, y terminamos adoptándolos”, expresó el rector Jorge Adrián Osorio.

El directivo docente manifestó que “entre los profesores y administrativos los acompañamos con su alimentación y durante todo este tiempo han estado en el colegio”.

Los animales se convirtieron en una especie de terapia para los alumnos en el regreso a clases después de la pandemia, ya que eran los perros quienes recibían a sus compañeros, visitando cada uno de los salones, brindándoles cariño y alegrando los días en la institución.

Mona fue la compañera de todos durante este tiempo, por eso quisimos que ella acompañara a los estudiantes en el grado, ya que fue la que compartió de manera especial con los alumnos y con los profesores”, manifestó el rector.

Hace aproximadamente un año, una persona cercana a la institución, al ver que los perros no tenían un lugar adecuado para dormir, decidió llevarlos a su casa para adoptarlos. Sin embargo, a diario ella los lleva a estudiar y al terminar la jornada académica regresa por ellos, mientras que los docentes y directivos continúan apoyándolos económicamente para el cuidado de ambos.

El pasado fin de semana, luciendo una toga y birrete, Mona acompañó la ceremonia, recibió un homenaje y disfrutó con sus compañeros que culminaron un ciclo escolar. Además de la parte académica, aprendieron la importancia de convivir en armonía con otros seres, incentivados por el respeto, el amor y conociendo de primera mano la fidelidad de los animales.

Entretanto, Mona ya es un bachiller más en sus corazones y seguirá su carrera profesional en fidelidad, protección y cuidado de los alumnos hasta que sus patitas dejen de caminar y su colita deje de moverse.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.