Foto/ CTI Caldas

Un juez de Manizales profirió sentido de fallo condenatorio en contra de Hernán Ramírez por haber asesinado a la estudiante de la Universidad Católica Jessica Aguirre Canchala.

El caso ocurrió el 26 de febrero de 2017 en la Residencia Nuevo Milenio ubicada en el centro de Manizales, donde se encontró el cuerpo sin vida de Jessica Katerine Aguirre Canchala con una herida abierta en el cuello y una nota de despedida por un supuesto suicidio, por la relación intima que sostenía con el padre de su novio. Sin embargo en ese momento no se encontró el arma que causo dicha lesión.

Dentro de la investigación adelantada por funcionarios del CTI en Caldas,  se ubicaron vídeos de la residencia y de un supermercado cerca, donde se evidenció que en un vehículo tipo taxi, llegó Jessica en compañía de un hombre, y donde los vídeos de la residencia registran el momento en el que ingresan a la habitación número 10 y luego de unos minutos sale el hombre con la chaqueta de la víctima.

Un testigo identificó al sujeto como alias "la lora" quien luego se identificó como Hernán Ramírez Carvajal, a quien se capturó por el delito de homicidio agravado y hurto calificado, sin que hasta ayer que finalizó el juicio aceptara los cargos.

Finalmente el Juzgado Segundo Penal del Circuito fue el encargado de dictar el fallo condenatorio contra Hernán Ramírez, por el delito de homicidio agravado, pero le retiraron el delito de hurto calificado, a pesar de que fue ella, quien lo contactó a través de una mujer conocida como "leche" para que la asesinara en la residencia pues esta no era capaz de hacerlo.

Situación que se evidenció dentro de la investigación cuando en el computador de la joven, se encontró que en Internet busco la forma de morir sin dolor, y cuando finalmente busco " sicarios en Manizales" donde se contacto con la mujer conocida como "leche".

Finalmente el hombre recibió de manos de la joven 120 mil pesos a cambio de cometer ese crimen, que para el abogado defensor se trató de un suicidio, donde pretendían demostrar que el forense que inicialmente hizo la diligencia, había dicho que tenía dos heridas de vacilación que no eran típicas de un suicidio, pero que el mismo médico dijo finalmente que la herida mortal si era característica de un suicidio.

La lectura de la sentencia quedó establecida para el 27 de febrero del 2018, donde el hombre podría enfrentar una condena de 35 a 50 años por el delito de homicidio agravado donde fue víctima la joven universitaria Jessica Katerine Aguirre Canchala.