El Tribunal Supremo de lo Contencioso Administrativo y Cuerpo Supremo Consultivo del Gobierno declaró sin fundamento el recurso de anulación interpuesto por el antiguo operador del Megabús, Promasivo S.A, a quien el ente gestor del transporte masivo le caducó el contrato. Directivas de Promasivo indicaban no estar conformes con el fallo determinado en el Laudo Arbitral en el que se alegaban diferencias en el contrato de concesión número. 1 del 22 de julio de 2004 y en el que finalmente se declaró por parte del ente gestor la caducidad al contrato del operador de transporte. En los alegados, los propietarios de la mencionada empresa, indicaban que los incumplimientos por parte de Megabús, fueron los causantes de que el operador presentara fallas en la prestación del servicio, por lo cual se caducó el contrato. El Consejo de Estado, también libró de pagos al ente gestor respecto a lo pactado en el Tribunal de Arbitramento, equivalente al pago del valor ejecutivo de los $ 2200 millones, que equivalen a las costas de los Árbitros, puesto que quien perdiera el Laudo sería quien pagaría dichas costas; proceso que aún se encuentra en conocimiento ante el Tribunal Contencioso Administrativo de Risaralda. Actualmente se esta a la espera de una licitación pública para conocer quién será el nuevo operador del sistema masivo de transporte en la cuenca Cuba,  la cual es considerada como la más importante, al tener la mayor  demanda de pasajeros.