La Sala Plena del Consejo de Estado restituyó al cargo como gobernador de Caldas a Guido Echeverry quien había sido suspendido tras una demanda de nulidad en su contra por presuntamente haber tenido irregularidades durante su elección. Con una votación de 14 a 10 los magistrados acogieron la ponencia en la cual advertía que el entonces gobernador no tuvo ninguna irregularidad en su elección como lo contemplaba la demanda por haber violado el artículo 303 de la Constitución relacionada con la prohibición inmediata de gobernadores. Dentro de la ponencia de la magistrada Lucy Jeannette Bermúdez se advertía que no había jurisprudencia sobre la prohibición de reelección inmediata de mandatarios departamentales, cuando a los mismos hayan sido objeto de una anulación de su cargo anteriormente. Hay que recordar que esta demanda tiene que ver con la nulidad de su elección en el periodo 2016-2019 en la que fue decretada su suspensión hasta tanto no hubiera decisión de fondo en este análisis sobre la presunta inhabilidad que tenía. El recién designado gobernador de Caldas también le habían anulado su elección en el periodo 2012-2015 al advertir que presentaba una inhabilidad porque su esposa ocupó el cargo como secretaria de Hacienda de Manizales en el año anterior a su elección. Con esta determinación del Consejo de Estado y una vez se notifique, Guido Echeverry deberá posesionarse y terminar su periodo constitucional por el que fue elegido en esa región del país.