Un presunto millonario detrimento patrimonial en unas obras incompletas que realizó el Terminal de Transportes de Pereira, encontró la Contraloría Municipal en el marco de una proceso especial de auditoría.

El Contralor de Pereira, Alberto Arias Dávila, reveló que en un contrato del Terminal de Transportes de Pereira, a través del cual se contrataron unas obras de mejoramiento de la infraestructura física, los auditores de la Contraloría encontraron un presunto hecho de corrupción, configurado en el incumplimiento de objeto contractual, ya que las mencionadas obras no se hicieron en su totalidad pero si se pagó todo el contrato.

El Contralor señaló que en este caso los auditores determinaron hallazgos de carácter administrativo y fiscal, además de un detrimento patrimonial cercano a los 400 millones de pesos.



El Contralor de Pereira señaló que el contrato en referencia contemplaba una serie de obras físicas de mejoramiento de la sede del terminal de Transportes, reparación de techos y construcción de de columnas y vigas que no se hicieron en su totalidad.

El caso pasó a manos de la oficina Responsabilidad Fiscal de la Contraloría Municipal, a fin de que los sujetos de control puedan demostrar lo contrario a los hallazgos de la entidad de fiscalización.