Cargando contenido



La Contraloría de Pereira tiene en la mira el proceso de negociación del lote que la Corporación Deportiva entregó para el fallido negocio del Cinex, que hace más de una década se iba a adelantar en el sector de la Villa Olímpica de Pereira con la participación de inversionistas públicos y privados.

Al no encontrar muy clara la negoción que se hizo con el lote que la Corporación Deportiva aportó para el proyecto de construcción del Cinex, obra de infraestructura física en el que participaron los sectores público y privado, y que no llegó a feliz término, la Contraloría de Pereira abrió una investigación para establecer los términos del negocio y dar claridad en torno al lote aportado a la iniciativa y lo que también se le devolvió a la ciudad una vez fue disuelta la respectiva sociedad del Cinex.

Alberto Arias Dávila, Contralor de Pereira, señaló que este fue un proceso que se realizó hace cerca de quince años, en el cual la Corporación deportiva, entidad que maneja los escenarios de la ciudad, aportó un lote de más de 28.000 metros cuadrados en el sector de la Villa Olímpica, y al no funcionar el proyecto y ser disuelta la sociedad Cinex, recibió un lote de casi 12.000 metros cuadrados, pérdiendo en la vuelta alrededor de 17.000 metros cuadrados.



Según el Contralor de Pereira, este reducido lote le fue devuelto a la Corporación Deportiva tras un proceso de desenglobe que se hizo con la liquidación del Cinex, con el propósito de reconocer unas mejoras, impuestos y sanciones del orden de los 1.300 millones de pesos, lo que a juicio del ente de control no se podía realizar, ya que el Estado no puede reconocerle mejoras a los particulares.



Lo curioso de toda la historia según el contralor, es que el reconocimiento de las mejores se hizo en un lote completamente diferente al que se había negociado entre las partes.