Cargando contenido



La Defensoría del Pueblo en Risaralda alertó que en el departamento se agudizó la crisis carcelaria, indicó la titular del Ministerio Público que ya no hay donde ingresar un sólo detenido.

La Defensora Regional del Pueblo de Risaralda Elsa Gladys Cifuentes anunció que el departamento tiene actualmente una crisis carcelaria que requiere una intervención urgente, ya que no existe una política carcelaria clara y los centros de detención transitorios ya no dan abasto ante el número de internos y detenidos que llegan cada día.



Al hacer un balance sobre la situación en Pereira y su área metropolitana, Cifuentes indicó que las autoridades departamentales y los entes regionales del INPEC deben hacer un SOS al Gobierno Nacional para que responda a las necesidades humanitarias que se viven al interior de los centros de detención.



Para la Defensora Regional del Pueblo a parte de la crisis en la salud, la situación carcelaria deberá jugar un papel fundamental en las políticas de posconflicto en el país, puesto que debe reevaluarse la falta de logística que acarrea tener detenidas las personas en condiciones deplorables.